Skip to content
marzo 20, 2012 / kassaggi

impresión en color por transferencia térmica


En las impresoras térmicas el cabezal es fijo y ocupa el ancho del papel a imprimir. Actúan por calor, derritiendo puntos de una cera sólida que recubre una “supertinta” multicolor descartable. Ella cubre todo el ancho del papel y se mueve junto con éste. Los colores CYMK sobre la supertinta forman franjas. Entonces, suponiendo que por debajo del cabezal pase la franja amarilla, de todas la fila de resistores de semiconductores sólo aquellos que deben imprimir un punto de ese color serán calentados por un impulso eléctrico producido por el microprocesador que controla la impresión. Esto lo hace de acuerdo a los unos y ceros que representan la imagen a imprimir almacenados en el buffer de la impresora. Un rodillo de impresión aprieta el papel contra la “supertinta” calentada por las agujas del cabezal, de modo que puntos de cera derretida pasen al papel. Luego la cinta avanza una franja, hacia el cian y el papel retrocede, para ponerse nuevamente con la línea antes impresa (con puntos amarillos) sobre los resistores del cabezal.

Ahora otra vez se repite el proceso anterior, para imprimir aquellos puntos que deben aportar color cyan. Del mismo modo se imprimen los puntos correspondientes a las franjas restantes: magenta y negro., completándose así el proceso de impresión de una línea de puntos en color.
La cantidad de resistores por pulgada que presenta la línea de agujas del cabezal, determina la resolución de la impresora. Si ésta es solo de 300 dpi permite imprimir imágenes pictóricas, pero los textos no son de calidad.
Otra impresora activada por calor es la difusión de tinta, en la cual el colorante de la supertinta se difunde sobre el papel, produciendo colores más densos a mayor temperatura. Así es posible generar 256 colores en los puntos impresos.
Las impresoras descriptas tienen aspectos comunes con las conocidas impresoras térmicas. Estas usan papel termo sensible, que se oscurecen en puntos con el calor al pasar por el cabezal fijo de puntos calentados.
El cabezal es el componente mas critico en cuanto a mantenimiento y reemplazo. La mayoría de los problemas relacionados con la calidad de impresión, son el resultado directo del uso o cuidado inapropiado de impresión. Por lo tanto la mayoría de los problemas pueden ser corregidos evitados o corregidos fácilmente al saber cómo detectar las primeras señales de problemas con el funcionamiento del cabezal de impresión.
Si las impresiones tienen una apariencia demasiado clara, estas no proporcionarán suficiente contraste con respecto a los espacios claros.
Cuando los ajustes de calor están demasiado altos, el quemado es excesivo y las impresiones aparecen demasiado gruesas, como por ejemplo lo que se denomina el crecimiento de barras. Lo que implica que dejara de ser legible, debido a que la proporción ancho-angosto no puede ser mantenida.
Normalmente, el quemado excesivo es corregido bajando el ajuste de calor.
Las líneas impresas diagonales no deseadas o las rayas blancas son una señal de que las cintas no esta cargada o no se esta alimentando correctamente hay que verificar que la cinta este colocada uniformemente, también asegurarse de que el material que se va a imprimir este cargado correctamente dentro de las guías y que este siendo alimentado hacia la impresora de manera uniforme y parejo.
Las manchas y las áreas en blanco se deben frecuentemente a la suciedad, la abrasión o los elementos quemados en el  cabezal de impresión. Los elementos quemados evitan que el calor se transfiera, lo cual resulta en áreas muertas en la impresión. Las suciedad o los materiales abrasivos también podrían bloquear o redirigir la transferencia de calor o de la cinta, resultando en áreas en blanco o manchas que podrían hacer que la impresión sea ilegible. La limpieza periódica evitara los problemas de suciedad o abrasión, pero los elementos quemados requieren el reemplazo del cabezal térmico.
Una cinta arrugada también podría causar rayas o áreas en blanco en las superficies que deberían quedar impresas.
  • Las arrugas en las cintas podrían indicar que la tensión es insuficiente. Si este es el caso, se debe apretar la cinta.
  • Si las cintas se arrugan consistentemente, podría ser necesario reducir la velocidad de impresión.
Otra causa posible de las manchas o áreas en blanco es un medio con capa superior inapropiada u otros defectos.
La limpieza periódica del cabezal de impresión protege contra las fallas repentinas y la degradación de la calidad con el tiempo. La abrasión es la causa predominante de las fallas prematuras del cabezal de impresión- responsable del más del 80 % de acuerdo con un estimado. Cuando la suciedad, el polvo y otros contaminantes se acumulan en el cabezal de impresión, las partículas pueden bloquear la transferencia de calor, lo cual podría hacer que otros elementos del cabezal de impresión se calienten excesivamente y se quemen, lo cual requiere el reemplazo del cabezal de impresión. Después de la exposición repetida al calor, los contaminantes se endurecen y se adhieren al cabezal de impresión, lo cual podría causar corrosión.
Los cabezales térmicos son partes reemplazables y no es necesario reemplazar toda la impresora al final de ciclo de vida del cabezal. Deben ser considerados como productos consumibles y deben ser reemplazados a medida que sea necesario.
La durabilidad de una impresora térmica depende del tipo y de la calidad de imágenes que se impriman, los ajustes del calor, los medios de impresión y otros factores.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: